SUE FOLEY – The Ice Queen

¿Hace tiempo que no escuchas un álbum de Blues Tejano de la vieja escuela y sorprendente a la vez? Por favor, no pierdas ni un instante. Sue Foley es la reina del hielo, y va a hacer que se te abrasen los cascos.

Posiblemente porque su majestad es canadiense de nacimiento, pero tejana de adopción, Sue Foley te puede traer una mezcla de las dos cosas que te va a traer loco, pensando, ¿dónde ha estado esta chica tanto tiempo?

¿Honestamente? Haciendo discos. Este es el decimoprimero de su lista. Que sólo te estés enterando ahora, es, por suerte, porque se está aupando a los puestos más elevados de las listas de Blues en los EEUU. La promoción que le está dando su nueva discográfica, Story Plain Records, también tiene mucho que ver.

Sue Foley

Sue Foley en directo

Sue Foley ha tenido la suerte de juntarse con algunos de los máximos exponentes a la guitarra de Texas. Jimmie Vaughan, Billy Gibbons y Charlie Sexton (ex-Arc Angels). Un tal Chris Layton al bajo. Entre otros tantos. Casi nada. Eso sí, siempre al servicio de la Reina.

Come To Me abre el disco y define el estilo. Sin necesidad de subir el volumen, el tono se mantiene ardiente como un tizón, y a la vez relajado, lleno de confianza. La voz de Sue Foley aporta la sensualidad y Charlie Sexton la profundidad. La guitarra, con su buen gusto y su sobriedad, aportan más calor, si cabe, al tema. 81, tiene un tono más épico, dedicado a la interestatal, donde las guitarras se entremezclan y te acabaran llevando a la ruina.

Run parece sacado de un disco de The Fabulous Thunderbirds, si no fuera porque la voz de la reina abre el tema, y lo gobierna con mano de hielo. Sin piedad, Sue Foley empieza en IV y sin pedir permiso a nadie no baja el ritmo ni por un segundo. The Ice Queen es un blues lento sin adornos. Bajo, batería y la Telecaster rosa de la reina. Los encajes de la guitarra son sobrios y elegantes, sin lucimientos, pero con una autenticidad de la que no se aprende en los discos, sino encima de las tablas. Me llaman la reina de hielo. Porque soy fría y desapegada. Y todos los hombres están de acuerdo. Demasiado resbaladiza para dejarme coger.

The Lucky Ones no sólo suena como los Fabulous Thunderbirds, sino que una parte importante de ellos, Jimmie Vaughan, está a la guitarra y a la voz, esta vez con rellenos de un Hammond. Un tema con todo el rollo que tiene el mayor de los Vaughan.

Sue Foley

Ten amigos para esto…

Más adelante, es Billy Gibbons quien pasa a cantar y tocar la armónica en Fool’s Gold. Un tema que encajaría perfectamente en un disco de los viejos de ZZ-Top. La combinación es extraña, pero consigue sonar vintage y fresca a la vez. El tema cruje, y no sólo por la voz juguetona de Billy.

El rollo cambia con If I Have Forsaken you, para dejar que la voz de Sue luzca un poco en solitario y respaldada por una sección elegante y combinada de vientos y el B3. Con Send Me to the ‘Lectric Chair, se pasa de reconocer que se ha matado al marido, a intentar seducir al juez. La gran Bessie Smith, autora original del tema allá por 1927, estaría muy satisfecha con la ejecución. Del tema.

Más adelante, Sue Foley hace gala de un estupendo eclecticismo. Death of a Dream, baja casi hasta el suelo, con acordes jazzeros gruesos. Crea un ambiente donde Sue Foley va a quedarse sola en el escenario. Primero para que en The Dance junte los acordes casi flamencos que se cuecen en la frontera entre Texas y México. Una canción digna de película de Robert Rodríguez. Y luego, así, salida de la nada, Sue Foley se marca un tema de fingerpickin’, Cannonball Blues, mientras que te cuenta una historia del profundo country del país.

Sue Foley está subiendo como la espuma, y no es por las colaboraciones. Es porque es de verdad. Lo que canta, lo que toca, lo que transmite. No lo enseñan las escuelas. Por eso, se merece ser la reina cuando la escuchemos.

Te la recomiendo si te gusta… Jimmie Vaughan, o Albert King.

Si sólo tienes 10 minutos:

– Come To Me

– The Lucky Ones

– The Ice Queen

– Fool’s Gold

El éxito

Escrito por J