ORPHAN JON AND THE ABANDONED – Abandoned No More

Orphan Jon and the Abandoned suenan crudos como una auténtica banda de blues de raíces americanas. Salidos del primer pantano que hayamos podido encontrar, han grabado Abandoned No More. Ojalá eso signifique dejen de parecer inadvertidos y nos encontremos más bandas con ese espíritu.

ORPHAN JON AND THE ABANDONED

OJATA (un acrónimo que poco a poco voy leyendo más y más en sus páginas de fans), es una banda del Sur de California, y que se patean muy a menudo el oeste y el medio oeste de los Estados Unidos de América. Sus miembros son Jon English a la voz, Bruce Kupnik a la guitarra, Tony Jack Grigsby al bajo y Mike Malone a la batería.

Si te gusta la música de raíces americanas y, en concreto, el blues más crudo, prepárate a que te sirvan un buen filete muy poco hecho en el plato, porque Abandoned No More no te va a dejar con hambre.

ABANDONED NO MORE

Orphan Jon & the AbandonedAbandoned No More es el disco de debut de Orphan Jon and the Abandoned. Publicado el 16 de marzo de 2018 por Rip Cat Records, producido por Barry Levenson y en él participan muchos amigos como artistas invitados: Levenson, de Canned Heart; Johnny Main, de The 44s; el bajista Hank Van Sickle de John Mayall y alguno más.

Backbone es una declaración de principios, y una afirmación de lo que se ha venido a hacer y cómo se lleva a cabo. La guitarra de Krupnik vibra y tiembla, suena a arenas movedizas, de desplaza crujiendo con su slide a través de un ritmo incesante e hipnótico. English suena como un predicador con voz potente, aunque aún no caliente del todo.

Pero no te preocupes, los motores ya están en marcha y no te defraudarán a través de los siguientes temas. Blood Moon es tan amenazante como una noche en los pantanos. Por un momento puedes ver los sauces y una luna grande y roja que despierta los esqueletos de los cementerios mientras English les invoca. Dance For Me Girl te da justo lo que te promete. Un blues/rock lento y sensual, haciendo que las caderas se mezan a su ritmo. Si aparece una mujer (o un hombre) con una serpiente, El Blues Que Viene no se hace responsable. Sudores fríos toda la noche, canta Orphan Jon, mientras la guitarra de Krupnik seduce con riffs llenos de intención, dejando que los espacios entre notas te atrapen y te arrastren hacia él.

Vicious Circle es lo que sonaría en ese bar de blues en medio del pantano. Si quieres que algo haga bailar a tu clientela, y que los anime a dejarse llevar en tu bar de mala muerte, esto es lo que debería sonar. La canción es más una interpretación que una canción de English, mientras Krupnik demuestra que sabe perfectamente lo que está haciendo, sin demostraciones locas de virtuosismo. Drive Me Crazy es mucho más rockabilly, pero conservando el toque del Bayou y liderado por la batería y un contrabajo firme. Las ráfagas guitarrísticas de Krupnik son elegantes y sucias a la vez. Love Light lleva a engaños, parece un blues persistente de un solo acorde y sin avisar explota, demostrando que los abandonados pueden hacer mucho más de lo que esperas.

Orphan Jon & the AbandonedSi querías un blues lento, Leave My Blues Alone es lo que andas buscando, pero varias tazas. Con una duración de once minutos, demuestra que Orphan Jon & the Abandoned han pisado mucha carretera de venir aquí. La guitarra tiene la claridad y la elegancia que no has visto en todo el disco. Medusa vuelve a subir el volumen con un riff y un ritmo animado, muy bien acompañados por un Hammond B-3. Demostrando que saben molar como el que más, Only She Will Do mantiene la suciedad, pero la hace arrabalera. Un tema relajado y jazzero, un toque de crooner a la voz y una guitarra mucho más limpia cambian el registro de la banda.

No os preocupéis, tan sólo ha sido una distracción. Cold Man Blues tiene el riff adecuado y una voz penetrante para volver a llevarte a caballo al blues amenazante. Sowin Seeds es un ejemplo más, con un riff sucio y agresivo, mientras que English demuestra que la parte alta del registro también está a su alcance. Memories Of Me And You es un blues del delta acústico, que demuestra que Krupnik ha estado escondido demasiado tiempo.

Jon English y Bruce Krupnik me han llevado a sitios que hacía mucho que no visitaba. La suciedad de los pantanos, la crudeza de sus guitarras, son una parte del blues que merece la pena tener siempre presente, porque pueden traer discos tan alucinantes como éste. En la mesa de la música americana de raíces auténtica, creo que hay que poner un plato para Orphan Jon & the Abandoned.

Te los recomiendo si te gustan… Tito y los Tarántulas

Si sólo tienes 10 minutos:

— Blood Moon.

— Dance For Me Girl

— Drive Me Crazy

El hit:

Escrito por J