KING KING – Exile & Grace

No te preocupes si no te suenan de nada cuando empieces a escuchar sus canciones. De hecho, ya te aviso que vas a mirar de nuevo el nombre, para sorprenderte de que no tienes ni idea de quienes son. King King… ¿Por qué no había oído hablar nunca de ellos, si son tan buenos? ¿Y qué hace ese tío con un kilt?

De verdad, no te preocupes. Para eso estamos en El Blues Que Viene. King King son, probablemente la mejor banda británica de blues-rock de los últimos años. Y probablemente, una de las menos conocidas fuera de las islas.

KING KING

KING KING / Shot by Rob Blackham / Guildford / Surrey / www.blackhamimages.com

Podrían ser tus amigos del sábado noche.

Los chavales de Glasgow (bueno, chavales, ya rondan la cuarentena) llevan ya unos cuantos años dando guerra. Desde 2010 para ser exactos. Este es su quinto disco, el cuarto de estudio, y esto no les ha impedido nunca tener un muy ambicioso calendario de conciertos. Se nota, porque el cuarteto formado por Alan Nimmo a la voz y guitarra, Lindsay Coulson al bajo, Wayne Proctor en la batería y Jonny Dyke al teclado, funciona como una máquina bien engrasada.

Es obvio que sus influencias beben tanto del rock como del blues (Bad Company o Whitesnake, esencialmente), pero a diferencia de los anteriores, Exile & Grace ha girado hacia un enfoque más alejado del blues-rock tradicional, e intentan hacer un punto intermedio en el que sentirse coherentes consigo mismos. “Construye algo, y ellos vendrán” es su consigna.

Y vaya si lo están consiguiendo. Parte de la crítica americana ya los llama “la mejor banda de blues/rock del mundo”. Yo no sé si diría tanto, pero están ahí, camino de la cima. No sólo por el gran frontman que tienen. De verdad. Alan Nimmo, sin exageraciones ni virtuosismo, fiel a Paul Kosoff, llena sus solos de intensidad, pero también de solidez y groove sus riffs y de emoción. Y en kilt. Afortunados King King. Son firmes candidatos a la cima porque crecen, a cada álbum, a cada año. ¿Han llegado ya con su último disco?

EXILE & GRACE

Lanzado el 13 de Octubre de 2018, Exile & Grace está lleno de críticas al mundo moderno en el que vivimos, donde cada vez es más difícil vivir. Pero lejos de lamentarse, Nimmo y compañía creen que la mejor manera de protestar es con su blues/rock.

King King

La técnica está bien. El feeling es obligatorio.

(She Don´t) Gimme No Loving abre el disco con su fórmula para el éxito. Sonar como una bala de cañón, una gran voz y una guitarra que hace las delicias del oyente sin meterse en líos. Tanto en los riffs como en el solo. Un gran tema que es la bandera del álbum. El mismo estilo sigue con Heed The Warning, donde las bases recuperan el protagonismo que habían cedido anteriormente. Un tema sólido, muy sudable y con groove a la vez. Escucha la alarma. La tormenta se acerca. La sangre está en tus manos. La canción asciende, en un climax donde el sustain de la Gibson de Nimmo sostiene la épica hasta el último minuto. Broken tiene una entrada muy de hair-rock de los ochenta y prosigue con este estilo firme y reivindicativo, y siempre con una calidad musical impresionante. El mismo estilo, de Whitesnake, lo encontramos en Find Your Way Home. Una de esas baladas que encienden los mecheros y agitan las melenas (bueno, los que tienen melena). La voz de Nimmo se vuelve inusitadamente emocional, y sin necesidad de solo de guitarra, te llega hasta el corazón.

Tranquilo, si no estás para cosas sensibles, el resto de las canciones prosiguen el camino que habíamos empezado. Tear It All Up, Betrayed Me, Long Time Running y Nobody Knows Your Name. Temas con grandes riffs, bases que acogen a la potente y grave voz de Nimmo y a su guitarra, que plasma sus emociones. Llenas cada una de diferentes detalles que embellecen las canciones, manteniendo el toque bluesrockero. Por ejemplo, son todo un detallazo las guitarras armonizadas que recuerdan a Thin Lizzy en Betrayed Me. I Don´t Wanna Lie, la versión del disco, de Whitesnake, plasma muy bien lo que es este disco. Coger las influencias, que serían mucho más ochenteras y llevarlas 10 años al pasado.

King King

Lo del Kilt iba en serio…

Habrá quien acuse a King King de que sólo saben hacer una cosa, lo cual sería falso, ya que no hay más que mirar sus discos anteriores para notar su evolución. Pero aunque así fuera, Nimmo y compañía hacen una cosa y la hacen muy muy bien. Por eso están en boca de todos. ¡Disfrútalos!

Si sólo tienes 10 minutos:

– (She Don´t) Gimme No Lovin’

– Heed The Warning

– Betrayed Me

El single:

Dónde encontrar a King King

¡O en tu tienda de discos más cercana!

 

 

Escrito por J