Alabemos al señor, porque se había perdido, y se ha encontrado. Lo reconozco, hubo un momento en que perdí la fe en Jonny Lang. Supongo que a la par que él la encontraba. Así que maldecía la salvación de su alma. En silencio rezaba para que se alejase de la palabra del Señor y volviera a la senda que conduce al cruce de caminos, donde Legba y su blues nos espera a todos.

¿Demasiado? Bien.

Porque así entenderéis lo mucho que adoro la vuelta de Jonny Lang al blues.

Jonny Lang

Jonny Lang, saliendo del gospel y volviendo lentamente hacia el blues…

Signs es el nuevo disco de Jonny Lang. Desde 2013 que no sacaba un disco de estudio. Y, ¡qué buena noticia! Este disco transpira blues por los cuatro costados, pero también el espíritu de una canción protesta, lo que hace un disco con muchísima intensidad emocional. Además, con su sello personal, un guitarreo de la casa de Albert Collins, y una voz con sentimiento.

Qué os voy a contar de Jonny Lang que no sepáis. Con 16 años, hizo que todos los mayores a su alrededor estaban aspirando a hacer. Al segundo intento lo nominaron a los Grammy. Lo hemos visto atacar su Fender Telecaster Thinline del 72, en locales a los que no hubiera tenido permitida la entrada, o subido en una carretilla, en Blues Brothers 2000. De gira con Buddy Guy o con B.B.King, o en los Crossroads de Eric Clapton. Otro chaval llamado a ser la gran esperanza blanca.

En su huida de la adicción a la bebida, Jonny Lang abrazó el cristianismo. Con él el Gospel. La palabra del señor, que tuvo en la maravillosa voz del cantante un instrumento de su voluntad. Demos gracias a quien quiera que haya allá arriba. Porque Signs es la vuelta a casa del hijo pródigo.

Jonny Lang

Todo intensidad.

El disco empieza de la forma más cruda posible. Make it move. Una guitarra acústica, un pie contra el suelo y la escalofriante voz de Jonny aullando, hasta que se une el coro de voces y, poco a poco, la electricidad. El disco va cogiendo velocidad con temas como Snakes y Last Man Standing (ésta con unos coros muy rockeros, al estilo de los Foo Fighters).

A lo largo de todo el álbum Jonny evita los clásicos riffs de blues, y una aproximación al mismo desde el soul, rock y funk. Lo consigue sin problema, despejando cualquier miedo a un disco de canciones idénticas o insulsas. Nos encontramos canciones como Bitter End, que, si bien la entrada tiene poco que ver con un disco de blues/rock, ya que tira mucho hacia un pop moderno, en cuanto avanza un poco, te das cuenta de la profundidad del tema, tanto a nivel musical como de temática. ¿Aprenderemos como sociedad de nuestros errores, o los volveremos a cometer de nuevo?

Jonny está movido por una consciencia social y también política. Muchos de los temas hacen referencia al momento que está pasando Estados Unidos. Tanto por la victoria del populismo machista y racista de Trump, como por la sociedad, cada vez más alejados los unos de los otros. Son reflejo de esta preocupación temas como el ya mencionado Bitter End así como What You´re Made Of, Stronger Together o Last Man Standing.

Jonny Lang

¿Así que no te creías lo de la carretilla?

Aunque de temática más gospeliana, estos tres temas, junto con Into the Light, demuestran la madurez de Jonny Lang (que ya tiene 36 y cuatro niños!) para no alejarse de su pasado cristiano. A la vez, es capaz de hacer temas desde una aproximación mucho más rockera que en sus anteriores temas. Es esta madurez la que hace que sea, con diferencia, el mejor trabajo que ha hecho en 10 años.

Signs se completa con un par de temas lentos como Bring Me Back Home y Singing Songs, y un reprise al estilo de Howlin´Wolf como Wisdom. Sin fuegos artificiales, pero sin perder el concepto de todo el álbum.

Así pues, podemos estar contentos. Todo el talento y mucho trabajo duro se han dado de la mano de Jonny Lang, para volver a recuperar a muchos de sus fans que, como yo, creían que ya no había más esperanza para él.

Alegrémonos. Jonny ha vuelto con Signs.

Si sólo tienes 10 minutos:

– Make it Move

– Bitter End

– Last Man Standing

El Single:

Dónde encontrar a Jonny Lang.

¡O en tu tienda de discos más cercana!

Escrito por J