JOE BONAMASSA – Redemption

Joe Bonamassa está de vuelta. El titán del blues/rock actual vuelve a las andadas. El niño prodigio vuelve con otro disco que suena colosal. Todo eso está muy bien, pero… ¿de qué va Redemption?

Joe Bonamassa

Un Joe Bonamassa mucho más adulto

Solemos acusar a Joe Bonamassa de abuso de la técnica y ausencia de sentimiento. De seguir repitiendo la fórmula guitarrística de siempre y de no crecer musicalmente. Sin embargo, creo que, como siempre, estamos llenos de prejuicios. No podemos seguir escuchando sus últimos discos como escuchábamos los primeros. Centrándonos en el solo de guitarra. Porque nos perderemos todo lo demás. La calidad de las canciones, la voz de Joe, que cambia, su capacidad para moverse dentro de un terreno entre el blues y el adult-oriented rock y sus temas, que ya no suenan casi todos iguales.

Si hay algo que tenemos todos claro es que Joe Bonamassa es incansable. Tercer disco en 2018. Este año nos deleitó con British Blues Explosion Live y Black Coffee, con Beth hart, del que ya hicimos una review aquí también. Su primer disco en solitario del año fue publicado el pasado 21 de septiembre con J&R Adventures (su propia compañía) y producido por Kevin Shirley. Como siempre, e e ha rodeado de veteranos de prestigio para esta aventura.

Parece que se va a arrancar por Led Zeppelin, pero no. El tema es Evil Mama y abre el disco una guitarra que pasea a buen ritmo, llevándote a las profundidades y crujiendo. En cuanto entran los vientos, el tema se transforma con un groove funky delicioso, al estilo de Tower of Power. La voz de Joe Bonamassa también ha crecido mucho más que su guitarra, y suena adulta junto a las coristas. King Bee Shakedown sonará en la carretera. Un boogie perfecto para pisar el acelerador y para corear con Joe “Aleluya! Good to see ya!”. Cuando crees que ya le has visto hacer de todo, Bonamassa se saca un slide de la chistera en medio de un tema de rockabilly. Bien jugado, Joe. Bien jugado.

Joe Bonamassa

Lo complicado de tener tantas guitarras es elegir una

Deep In The Blues Again es un tema que me alegra. Porque demuestra que Joe Bonamassa ha crecido lo suficiente como para dar muchísimas importancia a la canción y a los preciosos coros antes que a sus solos de guitarra. Obviamente, hay uno. Pero la canción no gira alrededor de él. Self-Inflicted Wounds es el tema lento del disco. Sí que es cierto que en cada disco, Joe nos deleita con uno de éstos, pero va aprendiendo. Consigue transmitirnos el dolor y la búsqueda del perdón, que es el tema principal del disco. Pick Up The Pieces es un tema de cabaret, agradable, intentando salir de la estela apagada de Self Inflicted Wounds.

Que la fuerza de Molly O y de The Ghost of Macon Jones no te confundan. Son dos temas poderosos, pero no exentos de carga emocional. Se nota por la forma de abordarlos. Molly O cuenta la historia de una mujer de un pequeño pueblo irlandés, que fallece en el mar viajando a una nueva vida en los Estados Unidos de América. Se puede notar la emoción cuando Joe Bonamassa mide a las mareas que la eleven a los cielos. El solo de Bonamassa con el slide es evocador y poderoso. The Ghost of Macon Jones cabalga encima de un riff que busca ser tan memorable como Riders In The Sky. Un duelo de vaqueros muy atractivo, con el piano de saloon de Reese Wynans y el lap steel de Bonamassa. El tema se va acercando al country progresivamente, para culminar en un solo hermoso.

Just ‘Cos You Can Don’t Mean You Should es la vuelta a la gran ciudad. Un blues dirigido por la guitarra y apoyado por la sección de vientos. Sin excesos y enarbolando la bandera blues de Chicago que habita en sus licks. Un contraste inmenso con Redemption, que busca la épica. Hay un ambiente crudo con el slide y las guitarras acústicas. Un hombre pidiendo perdón, unido al coro angelical de sus coristas. Muy interesante el cambio del blues polvoriento al coro celestial. Hay un momento enormemente de Kashmir en medio de la canción, en la que Joe se desboca, que maravillará a unos y aborrecerá a otros. Pero no te dejará indiferente.

Joe BonamassaI’ve Got Some Mind Over What Matters es un blues del Delta electrificado. Agradable, familiar, intentando disipar la trascendencia del tema anterior. Stronger Now In Broken Pieces, baja el ritmo hasta lo acústico, donde no teníamos demasiado visto a Joe. Un tema personal y sensible. Quizás el niño prodigio ya no es tan niño. Love Is a Gamble es un blues de Chicago más lento, que funciona como despedida, dejando claro que, peses a las idas y venidas del disco, Joe sigue siendo un bluesman.

Joe Bonamassa está creciendo. Es la experiencia la que hace que cambie. No nos debería preocupar mucho hacia donde, porque la calidad está ahí. Lo bueno es que se mueve, en base a sus circunstancias personales, y eso hace que se aleje del camino marcado por los fieles del blues. ¿Hacia donde? No lo sabemos, pero merece la pena seguirle las huellas para encontrarnos discos con momentos tan personales como Redemption.

Te lo recomiendo si te gusta… Led Zeppelin y el Blues de Chicago

Si solo tienes 10 minutos:

– Evil Mama

– Redemption

– Self-Inflicted Wounds

El Hit:

Escrito por J