JD McPHERSON – Undivided Heart & Soul

Los hay que tener muy grandes para salir de tu zona de confort. Para salir de donde estás a gusto. Let the Good Times Roll y Signs & Signifiers son dos discos de JD McPherson que habían funcionado muy bien. No tenían obligación ninguna de dejar de hacer discos de revivalism. Puro rockabilly, grabado a la vieja escuela, con un aire relajado y dirigidos a las playlists de las escuelas de swing.

Porque en cuanto empieza a sonar Undivided Heart & Soul ya te das cuenta de que no estamos hablando del mismo guitarrista de Oklahoma que dejaba la magia de las canciones a los bailarines. Como indica la portada del disco, hay un lobo eléctrico paseándose por la ciudad, y los aullidos se notan en cada fuzz que resuena en nuestras orejas. Y nos encanta.

¿Qué puede llevar a un músico que tiene un tiro seguro a irse hacia otros parajes? La evolución, obviamente.

Leeréis por ahí la historia de que estuvo unos días con Josh Homme, el guitarrista de Queens Of Stone Age, tras un concierto en Los Ángeles, y que de él cogió la fuerza que tiene este álbum. Que es por eso por lo que se volvió a Nashville a grabar el disco de nuevo (al mismo estudio en el que grabaron Dolly Parton o Elvis Presley). Que, de esos barros, estos lodos.

JD McPherson volando

Sin miedo a darlo todo en los conciertos

 

Pero ¿sabéis qué?, yo no creo que sea así. Yo creo que JD McPherson estaba harto de que le encasillásemos en hacer revivals y de hacer conciertos para moteros o para sociedades de bailarines. Que estaba harto de ver como artistas que no están tan lejos de lo que él hace, como The Black Keys o Jack White, estaban (y están) en el candelero, mientras que él se veía limitado a hacer conciertos para bailarines y a ser encasillado. Como un crooner. Eso debe de cabrear.

 

Así que juntó a la banda. Jason Smay a la batería, Ray Jacildo al teclado y a Jimmy Sutton al bajo (cómo nos gusta que se oigan altas y claras esas líneas al bajo…). Alquiló de nuevo el estudio, reescribieron (y coescribieron) varios temas, y decidió enchufar el fuzz a la guitarra para hacer lo que la crítica ha considerado muy unánimemente uno de los mejores discos de 2017.

Undivided Heart & Soul es mucho más eléctrico y mucho más enérgico que sus predecesores, pero mantiene la magia y no pierde las influencias de los años 50. JD McPherson suena mucho más sucio y agresivo, sin lugar a dudas. Ya no son esos chicos que suenan de fondo mientras haces tus cosas. Ahora ellos llevan la voz cantante. Y qué voz, por cierto. Aúlla cuando toca, o te susurra llena de dulzura.

JD McPherson poniéndonos a bailar

Todos a bailar con JD

Lucky Penny es el single con el que se presentan de nuevo en sociedad. Riffs bluseros persistentes, ritmos más primitivos, muy al estilo de los Black Keys. Perfecto para captar la atención (¿cómo no captar la atención con esa entrada guitarrera?), y para llevarte a lo largo del disco en este nuevo viaje. En este viaje hay temas estupendos, con ecos de Eddie Cochran, como Crying is just a thing that you do, o de Link Wray, como Undivided Heart & Soul, o simplemente, el rockabilly de toda la vida como Bloodhound Rock, pero nos da igual. Porque siguen sonando auténticos y siguen sonando de maravilla.

Vivir entre estos dos mundos en ocasiones parece un abismo insalvable. De ahí el título del disco, entiendo. Ser capaz de llevar este disco adelante sin quedar dividido a ambos lados de la brecha. Tampoco nos resulta un gran problema. De hecho, hay canciones que se han pasado claramente de la raya. Por ejemplo, On the lips o Under the spell city lights, que parece que hayan venido directamente los Strokes desde su garaje grabarla. Otras que se han quedado, en mi opinión, fuera del nicho al que tradicionalmente apuntaban son Jubilee y Hunting for sugar, que queman de puro Soul, meloso y lento.

Un disco redondo, lleno de energía, de frescura y de autenticidad. Así que abre las orejas. Y si quieres aullar con JD mcPherson, aúlla.

Si sólo tienes 10 minutos:

  • Crying is just a thing that you do
  • Lucky Penny
  • Bloodhound Rock

El temazo:

Dónde encontrar a JD McPherson.

¡O en tu tienda de discos más cercana!

Escrito por J