GRETA VAN FLEET – Anthem Of The Peaceful Army

Greta Van Fleet lo han vuelto a hacer. Un disco de rock de los 70, que huele a sándalo y te acaricia como el cuero. No han cambiado desde su anterior álbum, siguen sonando exactamente como antes. Pero, ¿acaso nos importa?

Greta Van FleetLa crítica a los chavales de Frankenmuth, Michigan, sigue siendo la misma: “suenan igual que Led Zeppelin”. Claro, supongo que sacar dos discos con canciones que suenan como salidas  una de las mejores bandas de la historia, es muy fácil de hacer. Por eso hay montañas de bandas que suenan así. Por favor.

Vale, quizás es cierto que se han venido un poco arriba con algunas declaraciones. Por ejemplo, Joshua Kiszka, cantante de Greta Van Fleet, dijo que vienen a salvar todo lo que está mal en la música de la radio. Ojo, no van por mal camino con Anthem Of The Peaceful Army, que fue publicado el pasado 19 de octubre.

Greta Van Fleet no se tomó unos meses para sentarse a componer. El disco fue compuesto a lo largo de la gira en la que han estado inmersos durante 2017 y parte de 2018. Grabado en Nashville y mezclado bajo la misma producción que los anteriores discos. Anthem Of The Peaceful Army es una colección de canciones que parece sacada de los LPs de los 70 que ahora se amontonan en un cajón.

Por si aún no los conoces, Greta Van Fleet son los sospechosos habituales. Los hermanos Kiszka (los mellizos Joshua y Jake a la voz y guitarra, respectivamente, Sam al bajo y teclados) y Danny Wagner a la batería. El mejor amigo de la infancia. ¿Qué nos ofrecen esta vez?

Greta Van FleetEl primer tema tiene un aire medieval. Age Of Man abre con un órgano de iglesia, sobre el que se mueve Josh, con su voz siempre recuerdo de Rush. Habla de la época de pasar el relevo a las generaciones que vienen. Toca pasar la antorcha, que aún arde. Fuimos niños, pero ahora es nuestro turno. ¿Lo es? The Cold Wind tiene la fuerza de los mejores Led Zeppelin, y todos juraríamos haberla oído, pero el tema es todo suyo. Molón, con fuerza y una composición brillante.

El primer single del disco, When The Curtain Falls, pesa con un riff potente, doblado por un bajo poderoso. Pero la fuerza la trae la voz de Josh, como un Bob Dylan recordándole a una chica lo que pasa cuando se acaba la fiesta. Y cuando crees que todo acaba, un solo de guitarra sucio y sudoroso como el buen sexo. Greta Van Fleet se desangra en este tema. Watching Over es otro de esos temas que dan valor al disco. La textura formada por la guitarra y la base rítmica es sólida y amenazante como un ejército, mientras que el sitar le da un toque oriental inesperado y mágico.

Lover, Leaver es, sorprendentemente, un texto del antiguo testamento, la historia de la bruja de Endor y el rey Saul (libro de Samuel I, capítulo 28, para los más atrevidos). Si hay una palabra para Greta Van Fleet en este tema es hipnótico. El bajo de Sam toma protagonismo y arrambla con todo. Es cierto, las peripecias de la voz, la batería salvaje, la guitarra rabiosa, pueden engañarte. Pero fíjate la solidez del bajo, como lleva la línea del tema y como es el primero en atravesar la puerta.

Hay buenos temas acústicos en este disco también. You´re The One es una balada clásica, con sus coros, su órgano y con la voz de Josh subiendo hasta los más agudos. The New Day es un tema que suena más moderno, más animado, y lleno de esperanza. Mountain Of The Sun trabaja alrededor de una línea de slide agresivo y sucio que recuerda al primer Johnny Winter.

Greta Van FleetBrave New World tiene, como su propio nombre indica, una carga de crítica social en medio de unos coros angelicales. El tema va tomando fuerza en el cielo y el solo de guitarra cae como lluvia ácida sobre nuestras orejas. Anthem, el tema final es una llamada a la unidad y a vivir de forma consciente estos tiempos que nos llevan. Es agradable ver que los músicos en los últimos años se preocupan por la situación mundial.

Greta Van Fleet es una banda que vive de la energía y el rollo que transmite en directo. Tienen talento, saben explotar la imagen de la nostalgia, y tocan con el valor de mil leones. Componen, tocan de maravilla, son comprometidos, jóvenes y atrevidos. Normal que haya gente que no quiera ni verlos. Pero aquí están, haciendo un nuevo disco, Anthem of The Peaceful Army. No será el mejor disco del año. Pero demuestra que hay chicos jóvenes haciendo buena música que te hace emocionar. Porque, al final, eso es lo que cuenta, ¿no?

Te los recomiendo si te gusta… Led Zeppelin, Rush o Grand Funk Railroad

Si sólo tienes 10 minutos

– When The Curtain Falls

– Watching Over

– Lover, leaver

El hit:

Escrito por J