DUSTIN DOUGLAS & THE ELECTRIC GENTLEMEN – Break It Down

A veces quieres escuchar blues rock que sea diferente a lo que sueles probar. Para casos como estos, Dustin Douglas & The Electric Gentlemen, son idóneos. Una banda con groove, sin prisas, perfecta para disfrutarla relajadamente, pero con un sonido maduro y diferente. Vamos allá….

Dustin Douglas y sus caballeros eléctricos son un trio de blues rock de Pennsylvaia que el pasado mayo estrenaron Break Down, su segundo álbum (tercero, si cuentas su EP homónimo), bajo la producción de Paul Smith y el propio Dustin Douglas.

¿Qué ofrecen de nuevo estos chicos? Blues-rock sin concesiones, pero relajado. Preciso, pero despreocupado, con ese toque de las grandes bandas de los 60 y los 70 que empezaron a mezclar el blues y el rock. La banda se compone de Dustin Douglas, como guitarrista, cantante y compositor, Tommy Small a la batería y Matt Gabriel al bajo.

Dustin DouglasNo es sólo que el disco esté muy bien trabajado, sino que se nota que hay muchas y muchas horas de ensayo tras él. A diferencia de tríos que confían en la autenticidad para justificar pequeños espacios (y que muchas veces lo hacen), Dustin y los suyos aprietan las tuercas y consiguen atacar juntos cada ritmo, cada acorde, cada nota. Los tres son músicos con un gran nivel técnico y ofrecen una mezcla muy interesante de ritmos funkies, blues rock con toques duros; pero es que además el sonido es fresco, no suenan a alguna banda que ya hayas oído antes. De ahí que Break Down sea un disco tan sólido y que se puede escuchar sin problemas del tirón, con  Dustin Douglasuna buena cerveza en la mano.

En cuanto le des al play, vas a escuchar a A Little Bit, con una batería tranquila y un groove de bajo relajado. ¿Crees que te puedes relajar? No te preocupes, ahora entra la guitarra para desperezarte, con licks penetrantes y la voz de Douglas. Es una voz auténtica, divertida, funky y moderna. Mezclando estilos, blues, rock y R&B, como podría pasar en bandas como Vintage Trouble. Destiny es diferente. Vaya si lo es. Un tema que abre con una guitarra de rock setentero, con una base funkyosa, te entretiene y te demuestra que Dustin y sus caballeros se mueve adelante y atrás con su máquina del tiempo, listos para viajar o para mezclar. Interesante y divertido, y además, con muy buen gusto en los solos de guitarra.

On the dance floor es otro ejemplo de mezcla de influencias. Empieza con un fingerstyle acústico, y se acaba convirtiendo en un tema cargado, crudo y que te agita. Pueden ser agresivos si lo necesitan, no tengas duda. Turn Around es un tema con toques retro y efectos, dando lugar a un estilo vintage; mientras que otros como Goodbye o Hold of Me se inclinan hacia el lado del rock en esta balanza que es el blues/rock. Que sigan diciendo que el rock ha muerto. Eso es que no abren mucho las orejas. Dustin Douglas & The Electric Gentlemen tienen la experiencia y la confianza en sí mismos, y un estilo propio.

Y de repente, pequeñas joyas como My Time Is Precious, que hace un funk-rock muy estiloso. La guitarra es elegante y juega a dos bandas, con su riff muy de Prince y sus licks intermitentes y llenos de carácter. Precisos y coordinados como un cronómetro. Normal que vayan tan de sobrados. Tan sobrados que después de ésto, puedan lanzarse a una balada de rock ochentero con toques de blues como Ain’t No Denying. Con la guitarra acústica rasgueada y un hatillo de solos de guitarra abrasadores, Dustin Douglas, no se complica a la hora de hacer canciones preciosas. Merece la pena escuchar los coros y dejarse llevar por la sección intermedia y ese solo que sale de las tripas de Dustin.

Dustin DouglasFat Cat y Your Face is Stunning siguen la misma senda que al principio, blues rock con mucho ritmo. Basados en ritmos agresivos de hard rock, con bases firmes de la batería y el bajo, nos permiten disfrutar de la guitarra blusera cambiante de Dustin Douglas, que nos lleva desde los 80 a momentos llenos de swing en un abrir y cerrar de ojos.

No More Tears To Cry cierra el disco, con un poco de blues dirigido por un riff de blues de raíces. La voz nos habla de una historia normal, llegas a casa y tu chica ya no está en casa. El trabajo al slide es obvio y muy elegante, con un toque sólido y a la vez lleno de sentimiento.

Dustin Douglas & The Electric Gentlemen se mueven como pez en el agua en una ambigüedad constante. No cambian de estilo, sino que el suyo es uno que no entiende de fronteras ni se circunscribe a una fórmula fija. Quizás deberíamos tomar todos ejemplo, para poder disfrutar mucho más de todo El Blues Que Viene.

Te los recomiendo si te gustan… The Vintage Trouble

Si sólo tienes 10 minutos:

– My time is precious.

– No More Tears To Cry

– Ain’t No Denying.

El hit:

Escrito por J