BUDDY GUY – The Blues Is Alive And Well

¿De verdad Buddy Guy necesita presentación? Uno de los padres del blues de Chicago, principal influencia del blues eléctrico, miembro del Rock and Roll Hall of Fame, ganador de siete Grammys y… bueno, ¡Buddy Guy!

Para aquellos a los que esto os suene lejano, Buddy guy es nativo de Louisiana y, siguiendo sus sueños se mudó a Chicago, la ciudad del viento, a hacer fortuna. Trabajó como guitarrista de session para Chess Records, donde conoció y se alió con Muddy Waters o Junior Wells, para convertirse en una de las mayores influencias para muchísimos guitarristas de blues.

Buddy Guy

Buddy Guy entre sus fieles

Con 81 años a sus espaldas, Buddy Guy no ha dejado de crecer como guitarrista, como bluesman, y como creador. El 15 de junio, el maestro lanzó The Blues Is Alive And Well, su último trabajo, rodeado de grandísimos y muy talentosos músicos como Jeff Beck, Keith Richards, Mick Jagger, James Bay y los Muscle Shoals Horns. Con este disco, demuestra que el blues y él mismo, aun tienen mucho que decir.

A Few Good Years, es la expresión melancólica, incluso sombría, de Buddy Guy, hablando de que ha estado unos cuantos años sobre la faz de la tierra. Casi una oración, en la que pide a Dios que le dé unos cuantos años más. “Por favor, por favor, señor, envíame unos cuantos años buenos”. Sobrecoge ver a un hombre de su talla hablando no solo de su propia mortalidad, sino apropiándose de ella. Sin alardes guitarrísticos, sencillamente haciendo arder sus notas, sobre un fondo que baila como las llamas del infierno.

No os preocupéis, éste no es un disco melancólico. O no mucho. Guilty As Charged es uno de esos blues de Chicago donde la guitarra de Buddy manda y nos recuerda que él es completamente culpable de ser el bluesman que es.

Buddy Guy

Topos por todas partes

Por su parte, Cognac es caviar. Con Jeff Beck y Keith Richards a la guitarra, Cognac es un blues marcado y ralentizado, nos deleita con un pequeño duelo de solos entre los tres, donde Keith recuerda que los Rolling bebían de Chess y que Jeff Beck es dueño de un estilo propio. Buddy Guy entra y sale del foco sin problema, haciendo de director de orquesta, y dando un hueco a todos para que se suelten y nos hagan disfrutar y regocijarnos con un espectáculo como el que nos ofrecen. The Blues Is Alive And Well oscila entre el blues y el soul, con los vientos a cargo de los Muscle Shoals Horns. La voz de Buddy está en una forma excelente, y nos habla de esa mujer que le hizo daño, a medida que los vientos van tomando el tema, dándole fuerza con personalidad propia. Blues No More es el tema que nos gustaría escuchar en las cocktelerías de los hoteles. James Bay y Buddy Guy hablan de que, un día de estos, el camino se va a acabar, y que dejarán de estar tristes. La guitarra de Buddy suena delicada y fluida, inundándolo todo de esa nostalgia.

Whiskey For Sale es una demostración de Buddy de que su blue está en buena forma. Un tema más de blues funk, con un groove propio de cancha de baloncesto, donde el maestro se pone a los mandos del wah-wah para dirigir la fiesta.

Cambiando totalmente de registro, You Did The Crime, calmado hasta lo minimalista, aparece Mick Jagger …(sorprendente, ¿verdad?)… ¡con su harmónica! Resulta bastante reconocible, y acompaña a la voz de Buddy con muchísimo respeto, así como a su guitarra, aprovechando su solo para subir el volumen y el tono descaradamente, como Mick Jagger sabe.

Buddy Guy

El Legends es mio y me siento donde quiero

Old Fashioned también cuenta con los vientos de los Muscle Shoals, que hacen despegar este blues de la gran ciudad. Buddy presume de edad, de haber vivido mucho, bien y divertidamente. Esta vez los vientos despliegan sus alas, junto con el teclado, para dejar a Buddy hacer un solo de puro músculo, a sus 81 años. Del resto de temas del disco, quiero destacar End Of The Line, donde Buddy echa de menos a varios de sus amigos, prometiendo mantener el blues vivo hasta que muera, “aunque a veces sienta como si estuviera llegando al final de su trayecto”. Se mezclan alegría y tristeza, volviendo a su mortalidad y lo que ha vivido. Una vez más, los Muscle Shoals arropan un solo lleno de energía, como queriendo dejar claro que, el blues está vivo y bien.

No lo dudéis. Hasta donde le den las fuerzas, Buddy va a seguir haciendo lo mismo que ha hecho hasta hoy. Repartir blues a diestro y siniestro, y sonreir hasta que nos contagiemos todos de sus ganas de vivir y de su guitarra.

Te lo recomiendo si te gusta… ¿Buddy Guy? O el blues de Chicago, en general.

Si sólo tienes 10 minutos:

– Cognac

– The Blues Is Alive And Well

– Whiskey For Sale

El éxito:

Escrito por J