BLACKBERRY SMOKE – Find A Light

Blackberry Smoke son uno de los grandes exponentes del rock sureño que hay ahora mismo en buena forma y por ahí fuera dando conciertos. Desde El Blues Que Viene respetamos la esencia de las cosas. Sabemos que ahí en el fondo yace un poco de blues, incluso a veces sin saberlo. Y, ¡qué co*o! es una excusa perfecta para hablaros de esta banda estupenda y de su último disco.

Find a Light, es el último disco del quinteto de Atlanta, que lanzaron el 6 de abril con la discográfica 3 Legged Records. Con él, siguen manteniendo en el candelero el género del rock sureño, sin perspectiva de que se acabe.

Blackberry Smoke

Tus nuevos mejores amigos

Pero también sin necesidad de ser unos imitadores. Pueden despistarte sus largos pelos, sus magnas barbas y sus chaquetas de piel. Yo tan sólo lo veo como una búsqueda de inspiración, mientras siguen llevando hacia nuevas fronteras el género, y hacia nuevos tiempos. Coger Lynyrd Skynyrd, los Allman Brothers y Marshall Tucker y meterlos en el siglo XXI. A base de autenticidad y de mucha calidad.

El disco ya promete que viene fuerte. Flesh and Bone es un tema con un riff pesado e implacable y letras que se lamentan. Puede servirte de advertencia. No es un disco de escucha ligera. Ni tampoco de canciones tristes. Run Away From It All es uno de esos temas que querríamos poner mientras abrimos las ventanas y dejamos que el aire fresco nos renueve. Un tema de carretera y optimista, que promete que todo va a ir bien. Con una sección intermedia y un solo que parece fuera de lugar, hasta que se encaja como un guante con la canción. El ritmo sube con The Crooked Kind, un tema que no necesita ser más agresivo para hablar de unos chicos… malos, y satisfechos con su reputación. Como ellos, como el disco, o lo tomas o lo dejas.

Medicate My Mind es quizás un tema más adulto. La voz de Charlie Starr es hermosa, es firme y lleva la canción de sus ritmos alternativos hacia cotas más altas en el coro del tema y con una gran alianza entre las guitarras y el órgano. I’ve Got This Song entra en la belleza de la parte más acústica, personal, con letras que emanan del corazón y a las que adornan la Steel guitar y el fiddle.

Blackberry SmokeBest Seat in The House vuelve a poner el disco en la senda rockera, con reflexiones acerca del éxito y momentos guitarreros que recuerdan a esa vertiente de Tom Petty. De un punto de vista tan agradable, sorprende el dinamismo (y el volumen) con el que salta I’ll Keep Rambin’, con un Robert Randolph enorme y expansivo al pedal Steel. Cuando menos te lo esperas, estás en medio de una iglesia con su coro de góspel predicando, estoy en el camino, tengo que seguir vagando, para reengancharte de golpe al rock. Cuando hablamos de llevar hacia el siglo XXI al rock sureño, también hablamos de esto. Muchas canciones hablan de vagar. De hecho, hay un festival de rock sureño que se llama The Ramblin’ Man Fair (muy recomendable). Pero Blackberry Smoke se aleja de ese toque melancólico, y le aporta un nuevo toque. Lo mismo podemos observar en Lord Strike Me Dead. Un rock sureño clásico, en estructura y temática, pero se pueden notar toques de que no quieren quedarse en el pasado, sino avanzar.

Let Me Down Easy es un tema aparte. Retrocede al Country de raíces, con un dueto dulce y unas armonías vocales excepcionales y exquisitas de Amanda Shires.

Blackberry Smoke también pueden ser íntimos

Para acabar, tres temas de mayor voltaje. Nobody Gives a Damn es una declaración de principios, acerca de lo poco que importan los egos, en un coro perfecto para ser coreado, un piano de salón y un solo de guitarra que te recuerda con quiénes estás hablando. ‘Till he Wheels Fall Off te lo sigue recordando, quizás a un ritmo más lento, pero sigue entrando suave y afilado, advirtiéndote de los riesgos de ser auténtico.

Mother Mountain es un tema claramente experimental. No se parece a nada del resto del disco. Con las guitarras acústicas a los Grateful Dead y las armonías vocales a lo CSNY, acompañados por los Wood Brothers, están en otra onda. Preciosa. Distinta. Y auténtica.

Blackberry Smoke han hecho un disco que habla desde el corazón, y que se dirige al corazón del amante del rock sureño con pinceladas de blues. Te prometen que hay nuevos sitios hacia los que viajar musicalmente, y que todos nos merecemos esa hermosa promesa. Desde El Blues Que Viene, lo creo firmemente.

Te los recomiendo si te gustan… Govt’ Mule

Si sólo tienes 10 minutos:

  • Run Away From It All
  • I’ll keep Ramblin’
  • Mother Mountain

El éxito:

 

Escrito por J