BILLY GIBBONS – The Big Bad Blues

Billy Gibbons no necesita presentación. De verdad que no. El cantante principal y guitarrista de ZZ Top es una leyenda por su propio pie, del blues/rock, pero sobre todo, de las barbas. Con su look de bluesman texicano, trae su nuevo trabajo The Big Bad Blues. Soplará, soplará….

Billy Gibbons

y volverá a ponernos a todos del revés con sus riffs, su actitud y su sonido. El miembro del Rock And Roll Hall Of Fame public este pasado 21 de septiembre su segundo disco en solitario de la mano de Concord Records. Si bien en su primer disco en solitario, Perfectamundo, Billy Gibbons exploraba los sonidos más latinos a su alcance y las influencias afro-cubanas, con The Big Bad Blues no hay equívocos.

El Tejano lo define como “Billy Gibbons se encuentra con los gigantes del blues”. Para mí, Billy Gibbons es un gigante en si mismo. No necesita hacer nada para ponerse a la altura de nadie. Tanto si has tenido la suerte de verlo en directo, como si has disfrutado con sus temas y su guitarra, sabes que es una leyenda con patas. Esos riffs, ese slide, esa voz, esas canciones… y esas barbas.

Esta vez los sospechosos habituales son distintos de sus habituales cómplices. El bajista Joe Sardy, los baterías Greg Morrow y Matt Sorum, el teclista Mike Flanigin y el armonicista James Harman.

Missin’ Yo’ Kissin es como ese amigo que hace mucho que no ves, pero en cuanto empieza a sonar te das cuenta de lo mucho que lo has echado de menos. Primero, el tono de la guitarra, inconfundible. Pero además, en cuanto le oyes gruñir Hey, hey, hey… ya sabes quién está cantando. A Billy Gibbons se le nota muy a gusto en este blues, sucio, manchado de polvo de la carretera y sucio. Es con lo que creció y le llevó a montar esa banda de Texas. Es su marca personal. My Baby She Rocks es un shuffle lento de Texas. Como un coche que camina lentamente, de paseo. La armónica distorsiona tan fuerte que se pone a la altura de la guitarra, muy sexy. Uno de esos blues lentos y sucios que hace crujir las piedras.

Billy GibbonsSecond Line es un groove distinto, mucho más suelto y relajado, con swing. Eso es gracias al teclado que suena de fondo y le da un rollo de Nueva Orleans. De forma campechana, la voz de Billy Gibbons juega con nosotros, igual que lo hace la guitarra y parece que está tan a gusto que se va a quedar atrás… pero no. El disco está repleto de otros shuffles de blues relajados como Let the Left Hand Know and That’s What She Said en los que la guitarra y la armónica van a juego divirtiéndose entre ellas y con nosotros.

Por el contrario Mo’ Slower Blues es sucio, agresivo y peligroso. Como la serpiente de cascabel que suena de vez en cuando. Parece que Billy te va a morder, embrujado por alguna maldición que le oblige a tomar malas decisiones. No deja de ser un gran tema por las sensaciones que te transmite con tan poco. Hollywood 151 nos recuerda más a su trabajo con ZZ Top, un shuffle revolucionado con un slide sencillo y preciso.

Billy GibbonsEn este disco, Billy Gibbons presenta sus respetos a un par de sus mayores influencias. Muddy Waters y Bo Diddley. Standing Around Crying es ese blues lento y doloroso, lleno de tristeza y dolor en la voz. Nada que ver con Rollin’ and Tumblin’ . Una linea poderosa de bajo y una batería insistente llevan el tema hasta lo más alto, dándole al Tejano la posibilidad de marcar el riff al más puro estilo de ZZ Top. Bring It To Jerome es un tema con un riff más repetitivo e hipnótico, insistente hasta la saciedad. Con Crackin’ Up, acaba el disco con una mirada al blues alegre con influencias afrocubanas, maracas y un tono festivo.

Es posible que pensemos que Billy Gibbons empieza y acaba con ZZ Top, quienes, por cierto, en breve harán 50 años, pero hay mucho, mucho más, y eso me encanta. Músicos con inquietudes que quieran salir de “lo de siempre” y arriesgarse un poco.

Te lo recomiendo si te gusta… ZZ Top, Muddy Waters o Bo Diddley

Si sólo tienes 10 minutos:

  • My baby She Rocks
  • Mo’ Slower Blues
  • Missin’ Your Kissin’

El hit:

Escrito por J