BERNARD ALLISON – Let It Go

Bernard Allison es el hijo de Luther Allison. Sí. Su padre es uno de los grandes en esto del blues. Una vez dicho, también se puede decir que 2018 quedó oficialmente inaugurado cuando publicó el 2 de febrero Let It Go.

Es un rey del groove y de esos pequeños licks, elegantes y funkyosos a la vez. Let It Go está lleno de ellos y de un gran trabajo a la guitarra. Un disco con dos versiones de su padre y el resto, temas propios, con mucho rollo.

Bernard Allison

Hijo de su padre

Bernard Allison es un maestro del blues funk por méritos propios, pero, sobre todo, es un guitarrista descomunal. A los 13 años ya tocaba con la banda de su padre y al acabar el instituto se fue a la Koko Taylor’s Blues Machine. Hay un poco de todo en Let It Go, incluyendo jazz y rock, aprovechando el apoyo de la discográfica Ruf Records y la producción de Jim Gaines (quien os sonará por haber estado tras los mandos de discos de Santana o de SRV).

Cruisin’ for a Bluesing empieza esta fiesta del groove, en un tema con un ritmo bien marcado, en el que Bernard Allison ya proclama que va a tocar esta música Funky. Es una canción perfecta para abrir el disco, con un solo elegante de guitarra y una voz suave. A destacar la gran asociación que son John McGhee a la guitarra rítmica, George Moye al bajo y Mario Dawson a la batería.

Siguiendo este ritmo, Same Ole Feeling se aproxima más al R&B (y tiene un toque a Miss You de los Rolling Stones) pero con un trabajo alucinante de Allison a la guitarra. Ésta canta, se queja y se sacude por el escenario. Tiene algunos toques de George Benson, tocando cada nota que canta, pero con su toque de la casa. Back Door Man juega con la talk box y el slide, haciendo que salga un tema divertido y novedoso.

Bernard AllisonMuy diferente es Let It Go, de un estilo mucho más rockero, pero con parones y detalles de guitarra de blues/funk que hacen las delicias de los aficionados a las seis cuerdas. El solo es realmente hermoso, y transmite la emoción de Bernard Allison, cuando le pide a su ex que se olvide de él. Déjalo ir.

Night Train es un tema complejo. Un funk blues con toques pesados, pero con toques jazzeros. Si algo se puede decir, es que demuestra lo muy trabajado que está el disco, por cómo suena la banda. Hay una conexión entre ellos especial, por lo uniformes que suenan, y a la vez independientes. Además, Bernard Allison vuelve a despegar el papel de las paredes con sus riffs. Hay montañas de talento y trabajo detrás de esta canción y de este disco, estoy seguro. Incluso detrás de temas tan aparentemente relajados y que se podrían tocar con los ojos cerrados como Kiddio, con su jazz swing de cabaret. Mención especial a Jose Ned James al saxo.

Completamente diferente es Leave Your Ego, que suena a Jimi cantándonos que tenemos que entregarnos desde el corazón a la música, abandonándonos a nosotros mismos (y con un pequeño homenaje a su padre). Para estar a la altura de las influencias, Bernard Allison vuelve a sacarse de la chistera un solo estupendo con su wah.

Blues Party es un blues de 12 compases, en el que Bernard habla de cómo sería la fiesta del blues con todos los grandes bluesman que ya nos han dejado, encima del escenario, de John Lee Hooker a Robert Johnson. You’re Gonna Need Me es un blues de registro más lento, prestado de su padre. Igual que Castle, un bello tema acústico con el que cierra el disco, prometiendo un futuro hermoso para todos.

Let It Go es un disco que explica muy bien que Bernard Allison es hijo de su padre, pero, musicalmente, tiene muchos más, de los que extrae una magia y un talento especial. El que se necesita para hacer un disco tan estupendo.

Te lo recomiendo si te gusta… Buddy Guy

Si sólo tienes 10 minutos:

– Same Ole Feeling

– Night Train

– Let It Go

El single:

Escrito por J